Usted está aquí

Un patio con cita previa

Propuestas para evitar una inmovilización de los estudiantes, estimular el aprendizaje y la creatividad, y canalizar la expresión emocional.

Febrero 2, 2021

¿Qué pueden hacer los niños, niñas y adolescentes en un patio burbuja?

Las medidas que se han tomado mayoritariamente en los patios en la reapertura de centros escolares consisten en balizarlos para separar al alumnado en grupos estancos y establecer turnos. Es decir, el patio burbuja ha reducido el espacio por el que pueden moverse e impide que se puedan mezclar con alumnos de otros grupos. Para que esta nueva forma de confinamiento cubra las necesidades de los niños, niñas y adolescentes en su tiempo de recreo, los autores de este post proponemos un patio con cita previa.

El juego libre: un derecho y una necesidad acuciante

Tanto la infancia como la adolescencia en España han sufrido uno de los confinamientos más duros de Europa, al que se suman 6 meses sin ir a la escuela. Los estudios sobre las consecuencias del confinamiento en los menores de edad revelan problemas serios de obesidad, adicciones o ansiedad (entre otros) en un porcentaje elevado de menores. Por ello, desde las escuelas, además de abordar la brecha académica que se ha generado, se deben priorizar estrategias que ayuden a paliar estos efectos del confinamiento. En este sentido, el tiempo y los espacios informales de la escuela, como el patio, cobran una importancia especial en la reapertura de los centros.

El patio debe responder a las necesidades de niños, niñas y adolescentes, más allá de las condiciones sanitarias del momento. Estas necesidades incluyen particularmente la oportunidad de jugar libremente, tal y como recomiendan los especialistas en salud mental de la infancia. El juego libre permite al niño desarrollar su imaginación, sus relaciones sociales, interiorizar normas y valores, concentrarse, desconectar de sus problemas, tomar decisiones sobre a qué dedicar su tiempo, etc.

Es sabido además que el espacio al aire libre es 20 veces más seguro que el espacio interior, por lo que el patio escolar se convierte en un lugar que habría que equipar y ocupar de manera preferente en las escuelas. Frente al patio burbuja de cemento, Un patio con cita previa plantea la posibilidad de equipar cada una de las burbujas del patio como diferentes espacios en los que cada grupo de alumnos pueda elegir cada día a qué zona ir, manteniendo la burbuja y el balizamiento, pero al mismo tiempo favoreciendo su necesidad (y derecho) al juego y al descanso.

Un patio con cita previa

Un patio con cita previa es un patio en el que, en cada sector, hay una propuesta diferente que cada grupo burbuja reservará previamente. Algunos de estos espacios se pueden aprovechar para diseñarlos en un formato de asamblea con el fin de aprovecharlos también para impartir clases al aire libre, establecer encuentros o reuniones. Todas las propuestas son válidas tanto para infantil, Primaria, ESO o Formación Profesional, lo único que ha de cambiar es la estética o sus dimensiones. Aquí te proponemos algunos espacios que pueden ponerse en marcha en los sectores:

  • Espacio cueva:

No hay infancia sin cuevas. En una esquina, bajo un árbol, junto a la pared de un muro crear pequeños refugios a modo cueva en el que niños y niñas o adolescentes puedan descansar, relajarse, meditar, oxigenarse emocionalmente…

  • Espacio lector:

La lectura es un modo maravilloso de viajar con la mente. Podemos acomodar de modo confortable diferente mobiliario para sentarse en un rincón en el que se disponga de un armario reciclado con cuentos o cómics con el techo cubierto de un pequeño jardín de plantas suculentas.

  • Espacio sensitivo:

Es importante que, en cuanto al espacio, la escuela ofrezca diversidad de texturas, dimensiones y volúmenes. Nuestros cuerpos son diferentes y necesitamos mobiliario, suelos y espacios diversos y flexibles. Además, los sentidos son clave para el aprendizaje y el pensamiento creativo. En la medida de lo posible se ha de evitar que todo el patio sea liso y añadir pequeñas elevaciones. Además,  te proponemos añadir pequeñas islas o zonas de arena, de serrín, de cortezas de árboles, senderos con cantos rodados, grava, madera, hierba, etc.

  • Espacio amistad:

La escuela es uno de los espacios clave de socialización. Se pueden acondicionar pequeños “nidos” realizados con ramas de la poda o madera en los que el grupo burbuja pueda conversar, socializar y fortalecer sus vínculos de amistad.

  • Espacio teatral:

Podemos aprovechar unas escaleras, construir unas pequeñas gradas o servirse de una esquina para colocar un escenario de madera y asientos. Añadir enchufes de exterior y anclajes con el fin de facilitar el uso de sonido, luces y cuando se necesite, poder colgar con facilidad telones, bastidores, etc. Será un espacio ideal para contar cuentos, relatos, tener asambleas, etc.

  • Espacio de equilibrio y acrobacia:

En este tiempo de pandemia es clave incentivar la movilidad del cuerpo, el equilibrio y fortalecer la autoestima: Desde un rocódromo en una pared, hasta una cinta de equilibrio entre árbol y árbol o columnas. El desafío dependerá de la altura a la que se coloque.

  • Espacio de danza y música:

No hay escuela sin música y danza. Es el modo de sentirnos vivos y generar una escuela para la alegría. En el patio se puede tunear parte de una pared o muro para ofrecer una pared musical. Otra posibilidad es disponer de un arcón de exterior con material reciclado para estimular la percusión y la creación de ritmos. Para la danza se puede acondicionar parte del suelo con una “alfombra de sintasol o linóleo” con forma circular o rectangular en la que puedan ensayar con facilidad los bailes, además de un enchufe y megafonía portátil que el propio alumnado ha de saber gestionar.

  • Espacio jardín:

Disponer de jardines no es un lujo sino una necesidad educativa para investigar, observar, armonizar y alimentar la salud y la belleza. Desde jardines acuáticos, jardín de mariposas, de plantas aromáticas… hasta de cactus, de plantas comestibles, jardín vertical, etc. Es el propio alumnado quien ha de aprender a cuidarlo. Se pueden combinar estos espacios con el espacio lector, de amistad, etc.

  • Espacio de huerto:

Nos hemos convertido en analfabetos de los que nos alimenta. Si preguntamos tanto a adultos como niños cómo es la flor de la cebolla o de dónde vienen los garbanzos o los cacahuetes, la respuesta en muchos casos es el silencio. El huerto es aprendizaje y hemos de lograr conectarlo con lo curricular. Es, además, un espacio maravilloso para oxigenar la mente en el tiempo de recreo.

  • Espacio de observación: 

Para estimular la observación, podemos elaborar con material reciclado un hotel de insectos en el que dispondremos de varias lupas. Además, a lo largo de toda la escuela podemos añadir casetas y comedores para aves con el fin de proteger, cuidar y hacer que las aves vengan también a la escuela. Otra idea es facilitar el uso de prismáticos y potenciar que niños y niñas puedan dibujar al natural aquello que observan.

  • Espacio de arte:

Proponemos colocar pizarras en el patio pero en ningún caso que sean rectangulares con el fin de no invadir el patio con el formato de aula. Para lograrlo se puede ofrecer tableros de madera o de metal con pintura de pizarras silueteadas con forma de dinosaurios, ballena, con la forma de mapamundi o de página de cómic, por ejemplo. Que puedan dibujar, prototipar o escribir y para ello han de disponer de tizas para que puedan expresar emociones, ciertos tipos de ansiedad, etc.

  • Espacio juegos de mesa:

El juego por excelencia es el ajedrez pero, evidentemente, se pueden ofrecer muchos más juegos educativos. Cada grupo burbuja puede decidir el juego y que sea compartido exclusivamente por los miembros de ese grupo.

Estas son algunas propuestas para evitar una inmovilización del alumnado, estimular el aprendizaje y la creatividad, canalizar la expresión emocional y que las acciones e intervenciones participativas que se hagan sean duraderas más allá del Covid-19.

Contenido originalmente publicado en el portal de nuestro aliado Práctica Reflexiva.

 


Image Kelly Sikkema on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Siro es artista y formador, especializado en creatividad, espacios educativos y comunicación. Mariana, es consultora, formadora y miembro del equipo de apoyo de la PIPR y de la asociación Patios Habitables.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Fabián Moisés Padilla De la Cerda
Gran Maestro Premio Compartir 2016
Logré que el aprendizaje del inglés se convirtiera en una alternativa para la construcción de un proyecto de vida y el mejor aprovechamiento del tiempo libre