Usted está aquí

La creatividad como resultado de la emancipación

Si queremos tener prácticas pedagógicas más eficientes, eficaces y significativas para estudiantes y docentes, resulta importante formar maestros que reflexionen diariamente.

Febrero 12, 2019

La educación emancipadora consiste en “lograr que los chavos se cuestionen y cuestionarnos como profesores nuestra práctica docente y a los sistemas educativos (especialmente donde colaboramos) con la finalidad de proponer nuevos métodos y formas de enseñar idiomas.” (Gonzales, 2013). Lo anterior nos indica que reflexionar sobre nuestra práctica pedagógica nos conduce a la creación de nuevos métodos, formas, y posibles enfoques de enseñar. Es decir, que un docente emancipado es un docente creativo.

La emancipación es la base de la creatividad. Por ejemplo, si un niño no sabe cómo vestirse y acude a nosotros para que le ayudemos y nosotros le decimos paso a paso como y de qué manera debe vestirse sin permitirle a él mismo descubrir las múltiples maneras en las que puede vestirse, estamos limitando su capacidad de descubrir, pensar y crear nuevas maneras de hacer las cosas. Por tanto, es más probable que el niño vaya perdiendo su capacidad creadora.

Lo mismo sucede con los maestros. Si se les impone a los maestros cómo, cuándo y de qué manera deben planear y dictar las clases, y además se les indica qué está bien y qué está mal, estamos limitando su capacidad de reflexionar sobre su PP (práctica pedagógica) y, por ende, su capacidad de crear y de proponer nuevas y posibles mejores alternativas de hacer las cosas.

“La práctica de la libertad solo encontrará adecuada expresión en una pedagogía en que el Oprimido tenga condiciones de descubrirse y conquistarse, reflexivamente, como sujeto de su propio destino histórico.”(Freire, 1969).

La afirmación anterior nos indica que la práctica pedagógica en la cual el estudiante tiene la posibilidad de pensar y repensarse para así posicionarse como creador y director de su propio destino lo guiará inevitablemente hacia la libertad. Un gran ejemplo de lo anterior es el docente Carlos Arturo Charria, coordinador del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación (CMPR,) creador de la iniciativa de Museos Escolares de la Memoria y ganador del premio compartir. Su propuesta pedagógica tiene como objetivo llevar a sus estudiantes a reflexionar críticamente y a tomar posición frente al conflicto armado en Colombia, teniendo como eje central la memoria.

A través de esta propuesta pedagógica innovadora el docente logra que sus estudiantes adopten una posición crítica y asuman el rol de sujetos históricos y creadores de su propio destino. En otras palabras, propicia las condiciones para que ellos se emancipen por medio del pensamiento crítico-reflexivo.

Para concluir, si queremos tener prácticas pedagógicas más eficientes, eficaces y significativas tanto para los estudiantes como para los docentes resulta de suma importancia formar docentes que reflexionen críticamente sobre su PP, y que a la vez cuenten con la libertad para modificarla, crearla o recrearla teniendo en cuenta su propio criterio, sin olvidar las políticas educativas institucionales y públicas.

Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.