Usted está aquí

La importancia de investigar en el aula

Una reflexión desde la Cátedra Maestros Hacen Maestros realizada en la Universidad de San Buenaventura. 

Julio 20, 2018

La investigación educativa recientemente se ha consolidado como una de las funciones sustantivas de los docentes. En este sentido, muchos centros de formación ofrecen cursos de metodología de investigación con el fin de que maestros adquieran un saber específico que les permita investigar, sin embargo, de todo lo procedimental que pueda convertirse la investigación, esta emerge de la curiosidad de los docentes por comprender el porqué de una situación en su aula, esto les posibilita reflexionar y hacerse más conscientes de su quehacer, además, cualificar su praxis docente.

Históricamente el rol de los maestros estaba limitado a introducir en las mentes de los educandos contenidos disciplinares sin ninguna pertinencia ni relación con su vida misma. Tiempo después con el establecimiento del constructivismo como modelo pedagógico y otras formas de entender el proceso de enseñanza aprendizaje, el aula se convirtió en un espacio de dialogo, de análisis de los mismos contenidos, de formación de ciudadanos críticos en donde el maestro, reconoce en los educandos sus saberes y experiencias previas con las que llegaban a la escuela.

Vemos entonces la transformación que ha sufrido el rol del maestro, quien antiguamente se encargaba de presentar los contenidos y hacerlos repetir, mientras que, en la actualidad, el rol del docente va mucho más allá de la mera transmisión de conocimiento.

Desde esta perspectiva, este escrito indaga sobre la investigación en el aula. Entendamos de antemano la investigación como un “conjunto de procesos sistemáticos y empíricos que se aplican al estudio de un fenómeno; es dinámica, cambiante y evolutiva” (Hernández y Fernández 2006, p. 36). De esta forma, la investigación se caracteriza por ser un proceso riguroso con el fin de comprender mejor un fenómeno.

Al preguntarnos entonces por la pertinencia o no de la investigación educativa, podemos mencionar que se torna fundamental para convertir el aula en un centro de indagación de las prácticas docentes, esto con el fin de mejorar la enseñanza a los educandos.

Para ello, es fundamental tener en cuenta, por ejemplo, la finalidad de la investigación (descriptiva, comparativa, interpretativa, de análisis etc.), las técnicas de recolección de datos (observación, entrevistas, diarios de campo, grupo focales etc.) la manera de llevar a cabo la investigación y otras variables. Sin embargo, de todo lo procedimental y tedioso que pueda sonar el proceso, es oportuno aclarar que todo emerge de la curiosidad y el cuestionamiento de los docentes sobre los fenómenos que se presentan ante sí día a día.

Esto quiere decir que toda investigación proviene de la propia praxis docente, entendida esta como “(…) una actividad que solo se puede realizar por “seres humanos libres”, (…) una acción orientada por ideas, auto determinada y responsable del ser humano”.  Peña y Gaviria (2012).

Es evidente entonces, que si bien el docente debe tener un saber especifico en donde reconozca los fundamentos básicos de la investigación, esta surge justamente a partir de su práctica pedagógica y de las tenciones naturales que se dan en el campo de la pedagogía.

Es importante mencionar también, las proyecciones que suceden cuando se investiga. De ello, varias experiencias de docentes en múltiples niveles de educación institucionalizada narran las puertas que se han abierto luego de llevar a cabo un proceso de indagación. Por una parte, les permite solucionar situaciones de dificultad en el aula, por ejemplo, a partir de la investigación acción educativa o los estudios de caso en donde se comprende a profundidad un fenómeno, pero, por otro lado, el sistematizar las prácticas permite que los mimos docentes sean un poco más conscientes de sus acciones y reflexionen sobre estas mismas.

Para dirigir el escrito hacía el campo de la pedagogía infantil, específicamente de la investigación que se da en escenarios que atienden a la primera infancia, es importante primero de todo reconocer que la infancia es un periodo que comprende desde los cero hasta los ocho años, en donde los sujetos realizan un proceso de socialización según las normas y valores sociales que se comparta en la cultura.

Posteriormente, cuando los pequeños llegan al jardín es la responsabilidad del docente atender adecuadamente la singularidad de cada uno de los niños. Por tal razón, muchas veces, la investigación bajo el paradigma interpretativo hermenéutico es la que da luces al docente para observar una práctica e intentar interpretarla, reconociendo las voces de los niños y evitando reducir los datos a números.

Con lo anteriormente dicho, queda entonces definida la investigación como una actividad sustantiva del docente, tanto en el campo de la educación superior como en el de la educación inicial y secundaria. Adicionalmente cabe agregar que de los proyectos de investigación, por lo general, debe existir un resultado que se materializa en la comprensión a una situación o en la mejora de una práctica educativa, tal como lo plantea la investigación acción.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Promedio: 3 (2 votos)
Estadísticas: .
Ángel Yesid Torres Bohórquez
Gran Maestro Premio Compartir 2014
Diseñando artefactos para resolver problemas de la vida cotidiana los estudiantes desarrollan su creatividad, su pensamiento tecnológico y aprenden el valor del trabajo en equipo.