Usted está aquí

La importancia de las práctica pedagógicas

Por medio de esta experiencia y lo que podamos profundizar y vivir llenemos cada espacio de nuestras prácticas e investigaciones educativas. 

Agosto 14, 2018

De acuerdo al texto ‘Sobre la experiencia’ de Jorge Larrosa y el proyecto de ‘Construyamos un mundo en armonía entre derechos y deberes de los profesores Miguel y Jairo, del Colegio Distrital Benjamín Herrera (IED BH), ubicado en la localidad de Puente Aranda, Bogotá, Colombia, existe un eje en común y es que la experiencia tiene muchas posibilidades en cualquier tipo de campo, en especial en la educación actúa de modo analítico- crítico y en la praxis.

La palabra experiencia abarca un gran campo semántico, práctico y epistemológico. Por lo tanto, se debe ver desde el punto en que su complejidad lo define y ocupa, es decir, que la experiencia se debe ver desde la misma experiencia; no es una situación casual ni poco trascendental.

La experiencia lo es todo en el campo educativo, las grandes investigaciones y las transformaciones que desarrollaron los maestros del IED BH tuvieron un impacto en el trabajo de campo, salir del tablero y el papel a la interacción y todo esto que en medio del texto hablaba Larrosa exterioridad, alteración alineación, subjetividad, reflexividad al punto de lograr un cambio: la transformación.

Todo el proceso que vivieron los estudiantes del colegio llegó a un punto donde su experiencia llegaba a transformar los círculos sociales, familiares y académicos, también gracias a que eran estudiantes de décimo y onceavo grado, envueltos en un contexto donde se enfrentaban a matoneo, violencia, drogas, daños a la escuela, desmotivación por la vida académica, etc. Un objetivo y punto de partida fundamentado en los derechos humanos, cultura ciudadana y “paz escolar”.

Por otro lado, la experiencia según Kafka debe ser “violenta” debe romper nuestros esquemas y sacarnos de esa zona de “confort” en la que siempre solemos movernos como estudiantes o investigadores en proceso, hasta el punto incluso de “perturbarnos” y llevarnos a puntos extremos donde polaricemos la cuestión de la vida o muerte, lo positivo y negativo. El fin de todo esto es que por medio de esta experiencia y lo que podamos profundizar y vivir de eso lo llevemos a puntos donde ocupe y llene cada espacio de cualquier práctica o investigación educativa.

Miguel plazas y Jairo Salamanca como docentes del área de sociales también pensaron en que esa experiencia debía ser exterior y subjetiva, lo que llevó indiscutiblemente a la transformación de la realidad educativa en el colegio, y estoy segura de que el buen ejercicio de la investigación en relación a la experiencia como lo ve Jorge Larrosa tiene esos pasos, pues, son estados esenciales de la experiencia entendida desde el campo educativo.

La experiencia debe también desarrollar un pensamiento crítico y propositivo, en medio de la investigación de cada estudiante e intervención por medio de los juegos, interacción entre los afectados y causantes de ciertos problemas, el trabajo entre los agentes externos y familias dentro y fuera del instituto, expandieron la palabra experiencia a un ejercicio donde el escenario de investigación antes que un cambio generaba un ambiente de oportunidades y propuestas.

En el campo educativo esta propuesta era interdisciplinar no solo iba transformando campos sociales y familiares sino también académicos pues incorporaba áreas como ciencias políticas, economía, filosofía, educación religiosa, matemáticas, lengua Castellana e incluso biología.

En conclusión, la experiencia, la investigación o proyecto de los estudiantes del IED BH, abarcan el hecho de un cambio, donde se parte de un punto A y no se retorna a el mismo sino se llega a un punto B, que implica mirar todos los puntos en los que se pueden desarrollar y enfocar los bajos y altos en medio de los procesos que llevan a la transformación del proyecto o en un caso más común una “experiencia educativa simple o cualquiera”.

Debemos tener en cuenta que somos entes transformadores de realidades y de nuestra propia realidad, y cada cosa y situación que vivamos, debe ser siempre vista desde un punto auto-reflexivo y exterior dónde incluso la mayéutica sea el eje transversal de todo pensamiento y acción.

Referencia:

‘Sobre la experiencia’, Jorge Larrosa.

‘Construyamos un mundo en armonía entre derechos y deberes’, Miguel Plazas y Jairo Salmanca.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Estudiante de la Cátedra ‘Maestros hacen maestros’ en la Universidad de La Salle.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez
Gran Maestro Premio Compartir 2005
Senté las bases firmes para construir una nueva escuela rural donde antes solo había tierra árida y conocimientos perdidos.