Usted está aquí

Lectura digital en la primera infancia

Aunque las TIC son un elemento cotidiano en los entornos de los niños, no hay consenso acerca de su incidencia en el desarrollo de habilidades físicas y cognitivas durante la primera infancia.

Mayo 8, 2019

En consonancia con los hallazgos de diversas disciplinas científicas sobre el rol decisivo de los primeros cinco años de vida en todos los ámbitos del desarrollo humano y social, la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, que constituye el marco estratégico de la acción política global para los próximos años, establece el acceso a servicios de desarrollo infantil temprano y a una educación preescolar de calidad como una de las metas del Objetivo 4 de Desarrollo Sostenible - Educación de Calidad.

En este marco, y con el fin de contribuir a la promoción y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en Iberoamérica, y de impulsar en los países de la región la puesta en marcha de iniciativas que posibiliten la participación activa de todos los ciudadanos en la cultura escrita desde la primera infancia, el Centro Regional para el Fomento del Libro en América y el Caribe - Cerlalc-unesco busca ampliar el conocimiento de los diferentes actores involucrados en la atención de los niños de 0 a 6 años de edad sobre los temas prioritarios para la educación, el cuidado y la garantía de los derechos sociales y culturales de este grupo poblacional.

Uno de los temas que en los últimos años ha cobrado mayor relevancia en este campo es el contacto de los niños más pequeños con las tecnologías digitales. Ante la significativa expansión del uso de dispositivos móviles y de la cobertura de internet en el ámbito mundial, los niños entran en contacto a una edad cada vez más temprana con estas tecnologías. Aunque persisten las desigualdades en el acceso a la red y a los dispositivos electrónicos para varios sectores de la población en los países iberoamericanos, las tecnologías de la información y la comunicación comienzan a tener una presencia significativa en las primeras aproximaciones de los más pequeños a la lectura y la escritura.

Adicionalmente, hay en el mercado una amplia oferta de dispositivos, contenido multimedia, software y aplicaciones para el público infantil, publicitados como herramientas educativas, a pesar de que una proporción considerable de estos contenidos no cuentan con el respaldo científico que sustente sus beneficios para el aprendizaje de los pequeños. Por otro lado no existe en el ámbito regional una investigación amplia acerca del uso de las nuevas tecnologías en la primera infancia, ni sobre la conveniencia de integrar las pantallas digitales como un elemento más en el conjunto de recursos de aprendizaje y de fomento de la lectura que deben ponerse a disposición de los niños durante los primeros años de vida. Aunque las tic son ya un elemento cotidiano en los entornos en que crecen los niños, no hay consenso en la comunidad académica y científica acerca de su incidencia en el desarrollo de habilidades físicas y cognitivas durante la primera infancia, ni sobre los potenciales riesgos y beneficios de su incorporación en el proceso de formación de hábitos de lectura durante esta etapa.

Frente a este creciente interés en el tema y, específicamente, en el desarrollo de iniciativas de integración de las TIC en la educación preescolar en varios países, la UNESCO, a través de su Instituto Internacional para las Tecnologías de la Información en la Educación, ha desarrollado varios estudios sobre las tendencias, posibilidades y riesgos para la inserción de las tecnologías digitales en los centros educativos para la primera infancia, así como sobre diversas experiencias que se han llevado a cabo en este campo en diferentes países, y ha señalado la importancia de generar investigaciones y evidencia científica y académica sólida que amplíe los conocimientos de los diferentes actores gubernamentales y de la sociedad civil que trabajan por la educación y el bienestar de los más pequeños sobre el rol de las nuevas tecnologías en la educación y desarrollo de la primera infancia.

Resulta evidente, entonces, la necesidad de examinar las diversas posturas existentes, desde las que proscriben el uso de tecnologías digitales por parte de los niños más pequeños hasta las que señalan las oportunidades que estas pueden representar, y analizar los argumentos y los estudios a los que apelan estas diferentes perspectivas.

Por ello, y con el fin de ampliar el conocimiento de educadores, padres, mediadores y responsables de políticas y programas de atención para la primera infancia sobre las implicaciones del uso de las nuevas tecnologías con niños de entre 0 y 6 años de edad, el Cerlalc, a través de su Observatorio iberoamericano de cultura y educación en la primera infancia, publica este dosier, buscando proporcionar elementos que contribuyan a una discusión informada y multidisciplinar sobre el impacto de las tecnologías digitales en el desarrollo de habilidades comunicativas y de lectura de los bebés y los niños en edad preescolar.

Tratándose de un asunto de primera importancia, no solo en el ámbito educativo y de las prácticas de lectura, sino también de la salud, dados sus posibles efectos en el bienestar físico y emocional de los niños, es necesario enfatizar en la necesidad de basar la discusión en las recomendaciones emitidas al respecto por varias de las asociaciones pediátricas con mayor reconocimiento internacional, tales como la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés).

En sus recomendaciones de 2016 sobre el uso de tecnologías digitales en la infancia, la AAP desaconseja cualquier contacto con pantallas para los niños menores de 18 meses de edad y, para los menores de 5 años, establece la conveniencia de limitar a una hora diaria, como máximo, el uso de computadoras y dispositivos móviles con acceso a la red, únicamente para acceder a contenidos educativos y siempre con la mediación de los adultos.

Por su parte, la guía para padres y profesionales de la salud del Royal College of Paedriatrics and Child Health, del Reino Unido, recomienda restringir el contacto con las TIC durante los primeros años de vida y privilegiar otras actividades que resultan indispensables para el desarrollo en la primera infancia, como las tareas manuales y al aire libre, las rutinas de sueño adecuadas, así como las interacciones con el medio y el contacto directo con los adultos y con otros niños.

Los artículos que conforman esta publicación, que se enmarcan en estas recomendaciones médicas para prevenir los potenciales prejuicios de las tecnologías digitales en el desarrollo de los niños, presentan diversos postulados teóricos y científicos, y dan cuenta de las eventuales limitaciones, ventajas y posibilidades del uso de dispositivos electrónicos y contenidos digitales como herramienta de acceso por parte de los niños más pequeños a la cultura escrita.

Desde una diversidad de enfoques y disciplinas, sus autores señalan las implicaciones que tiene el contacto temprano de los niños con las nuevas tecnologías para su salud, su seguridad y su formación como lectores. También, enfatizan en el rol fundamental que frente a este tema deben cumplir a los padres de familia, educadores y otros mediadores, como responsables de considerar los riesgos, seleccionar contenidos adecuados para los pequeños y acompañarlos permanentemente en su aproximación a las tecnologías digitales, las cuales, debido justamente a las múltiples posibilidades que ofrece su uso, distan mucho de ser un divertimento inocuo para los menores de 6 años de edad.

 

Autor: Marianne Ponsford, directora CERLALC.

Lea el contenido original en la página web de Eduteka.

 


Imagen http://eduteka.icesi.edu.co

Escrito por
Portal web creado con el fin de ayudar a los educadores en el proceso de adopción y uso de las Tecnologías de la información y las Comunicaciones (TIC) en ambientes educativos.
No hay votos aun
Estadísticas: .