Usted está aquí

Pérdida de valores y la sociedad

El mundo cambia para mal: ya no podemos castigar la falta del niño. ¿Será que la sociedad castigará al hombre en su defecto? 

Diciembre 12, 2018

En la actualidad, es muy común escuchar frases como: "hola marica”, “que hubo parce”, “usted no se hace a un lado” y hay gente que responde “en mis tiempos están cosas no pasaban". Por lo general, estos comentarios corresponden a la pérdida de valores morales y sociales.

Comencemos por mencionar el valor del RESPETO. En un aula de clase ya no se observa lo de tiempo antes: cuando llegaba una persona, fuera docente o administrativo, los estudiantes se ponían de pie y saludaban. Ahora solo unos cuantos lo hacen.

El aseo es respeto hacia ellos mismos y hacia el docente. Cuando un docente entra y pide levantar papeles, la respuesta es “ese papel no es mío”. El uniforme también demuestra respeto por las normas institucionales y se les dice “arréglese bien muchacho”, pero la respuesta es “profe, respete la individualidad. ¿En qué le estoy irrespetando a usted?”.

Y continuemos con ejemplos: el estudiante come en horas de clase aun cuando está estipulado en el Manual de Convivencia que no debe ser así. Al llamarle la atención, la respuesta grosera y desafiante de siempre: “no he desayunado, en qué le estoy molestando en clase, continúe con su clase”, entre otras.

A todos estos momentos de irrespeto se suma que no les importa nada los llamados de atención y de paso a sus casas llegan con una versión distinta de lo que pasa en el día a día. He conocido casos como: “la profesora no hace, no se hace respetar”.

Qué ironía para ellos que un docente se haga respetar está dado por “póngase a mi nivel”, “regáñeme y vemos hasta dónde llega su genio y su cordura”. En fin, es claro que todo lo que hacen en un aula o en el colegio es fiel reflejo de lo que les enseñaron desde su hogar. Aunque muchos irrespetan por sentirse más que los demás y en su hogar demuestran otra persona.

Otro valor que considero se ha perdido es la GRATITUD. Ya no se ve la palabra “Gracias” reflejada en esta sociedad. Hace unos años, el día del docente, el día de la madre o el día de amor y amistad eran días de agradecer, ahora pasa desapercibido. No hablo de los detalles materiales. Con un simple “Gracias” muchas personas sentirían su labor abanderada.

¿Por qué el ser humano siempre espera que le den y no piensa en dar? En algunos casos se ve unida la gratitud al pensamiento “me caes bien, me caes mal, démosle para que me ayude después”. ¡No! Ser agradecido es un valor que no se debería perder. Todo el tiempo hay un motivo por el que estar agradecido.

Otro más: la PUNTUALIDAD. Está muy relacionada con el respeto cuando alguien llega temprano a una cita o a un lugar donde sabe que hay una hora de llegada le está dando a entender a ese alguien que vale la pena, que se merece respeto. Pero es común escuchar “fue un trancón, es que una cosa u otra”.

En el ámbito escolar siempre hay una excusa aun cuando viven al frente del colegio: “mi hermano, mi mamá, etc.”. Muchas veces, cuando un Coordinador les hace anotaciones por llegadas tarde, ya no les importa, no les interesa. Lo que hace que el valor de la responsabilidad se desborone. Y cuando alguien llega temprano, le llaman “ñoño”, y comienza la guerra de poder.

Y qué decir de la parte de entrega de trabajos: “mañana se lo traigo, así sea sobre 7.0”, son las frases que escuchamos. ¡Dios mío, qué mediocridad, que falta de respeto, de responsabilidad, de puntualidad! ¿Será que siempre serán así?

Para finalizar, la falta de valores es lo que hace que haya una sociedad como la actual: el colado en TrasMilenio, el corrupto en los trabajos, el personaje que nunca llega temprano a su trabajo, entre otros. El mundo cambia para mal: ya no podemos castigar la falta del niño. La sociedad castigará al hombre en su defecto.

Todo pasado fue mejor, quizás.

Escrito por
Docente de Algebra en la Institución Educativa Compartir Suba.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Ángel Yesid Torres Bohórquez
Gran Maestro Premio Compartir 2014
Diseñando artefactos para resolver problemas de la vida cotidiana los estudiantes desarrollan su creatividad, su pensamiento tecnológico y aprenden el valor del trabajo en equipo.