Usted está aquí

¿Por qué soy maestra?

Ser docente es una elección para toda la vida y dejar huellas es lo que nos impulsa a seguir.

Abril 22, 2017

Antes de iniciar este camino, como Maestra en formación, debo resaltar que no estaba en mi proyecto de vida. Desde mis 5 años comencé mis estudios en la Institución Educativa Distrital Escuela Normal Superior María Auxiliadora, de Santa Marta. Esta escuela tiene un enfoque humanístico crítico-social y forma maestras de alta calidad.

Durante mi proceso de crecimiento en esta maravillosa escuela, siempre me proyecté como una gran comunicadora social o cineasta, pues creía que sólo tenía habilidades para estas carreras y que eran mi punto fuerte; cuando ingresé al bachillerato mis perspectivas fueron cambiando e incluso en algunos momentos me sentí confundida; al llegar al grado 10° empecé a realizar observaciones en la básica primaria de la Institución, y pensé que no iba a ser capaz de estar en un salón y hacerme cargo de muchas estudiantes.

No es lo mismo pensar, que hacer las cosas; cuando di mi primera observación, en la cual,  consiste, en ir a un aula y ver cómo la maestra a cargo, realiza sus clases, cuál es la organización del salón  y el comportamiento de las estudiantes. A partir de esta primera experiencia,  mi vida dio un cambio de 180°, pues dentro del aula me convertí en una persona dispuesta a ayudar a los niños, más tolerante y apasionada, observando desde otro punto de vista, el rol del docente.

En el 2016, estando en 11°, inicié mis docencias directas en la básica primaria, también tuve una experiencia inolvidable en Don Dieguito, un asentamiento indígena, en donde pude compartir con otra cultura y enriquecerme de sus aprendizajes, de ahí, sentí que mi vocación era ser docente, para transformar la sociedad a través de la educación, motivar y acompañar la construcción de un aprendizaje para la vida,  ser un ejemplo de vida para ellos y poderles transmitir los valores y conocimientos.

Uno de los maestros que me motivó, me regaló una frase: “El toque de un maestro transforma vidas; y estas vidas transforman naciones”, es muy significativo el apoyo que brindan los docentes, por pequeños gestos hacen grandes cosas y llegan a marcar la vida de una persona.

Varias personas influyeron en mi proceso formativo e inspiración para elegir, una de las mejores carreras, tanto los profesores, como las hermanas salesianas y mi familia; debo reconocer, que ser maestro es una labor noble, que requiere de personas entregadas, íntegras y apasionadas por lo que hacen.

Hoy en día, enseñar, requiere de un gran esfuerzo, por lo que el país necesita de educadores, íntegros, comprometidos en brindar lo mejor de sí, que sean líderes y mentores para que logren orientar las nuevas generaciones. 

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Estudiante del Programa de Formación Complementaria, de la I.E.D. Escuela Normal Superior María Auxiliadora, de Santa Marta.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez
Gran Maestro Premio Compartir 2005
Senté las bases firmes para construir una nueva escuela rural donde antes solo había tierra árida y conocimientos perdidos.