Usted está aquí

Reflexión del país sobre la educación STEM

Ya comienza a oírse cada vez más el término STEM en muchos ámbitos, sobre todo académicos. Pero también de gobierno, económicos, técnicos y en el campo de las ciencias humanas. 

Diciembre 24, 2018

El término STEM hace referencia a Science – Technology – Engineering – Mathematics (Ciencias – Tecnología – Ingeniería – Matemáticas) y se ha difundido de forma amplia para hacer referencia a los saberes de estos campos del conocimiento. La educación STEM hace referencia a un acercamiento interdisciplinario que integra los problemas de la vida real con rigurosas prácticas que le son relevantes a los estudiantes.

Para los países latinoamericanos el término no es tan conocido el mundo conoce de la educación STEM desde hace más de veinte años. Sobre todo en los Estados Unidos, los países de oriente como China, Corea del Sur, Singapur, Japón y también en Europa con Alemania, Francia, Inglaterra y muchos otros, que han puesto en los primeros lugares de sus prioridades de gobierno alcanzar una transformación de la educación para buscar el liderazgo mundial en ciencia y tecnología.

El aumento de la población mundial y los intensos fenómenos climáticos son hechos que pronostican un futuro complejo que requiere de ciudadanos globales que estén en capacidad de asumir esta situación y de llevar a cabo soluciones efectivas para la sustentabilidad de la humanidad. Es aquí donde se plantea un llamado urgente a los actores de la comunidad educativa para innovar en la forma en que se enseña y se aprende.

Como diría el Dr. Cary Sneider “…A pesar que algunos de los legisladores puedan ser persuadidos de que vale la pena invertir en la educación STEM para avanzar en la competencia económica, este propósito palidece en comparación con el objetivo más importante de proveer alimento a todos los habitantes del planeta, encontrar la cura para las enfermedades y prevenir las pandemias globales…” (1) Con esta afirmación queda claro que los motivos que le dan “momentum” a la educación STEM a nivel mundial tienen una misión más humanista que simplemente técnica y económica.

Los avances más sólidos se han visto en los Estados Unidos con el desarrollo de los “Estándares de Ciencias para la Próxima Generación” NGSS y los estándares para la instrucción en tecnología de la ITEEA. La educación STEM tiene el apoyo del gobierno federal desde el período del presidente Obama, que en el año 2011 hace la declaratoria de preparar a cien mil docentes en diez años en búsqueda de una nueva política educativa.

Con el cambio de gobierno en los Estados Unidos en el año 2017 quedó en espera la decisión política a seguir y el rumbo para la educación STEM en  el futuro. La respuesta se acaba de recibir al publicarse recientemente el documento “Charting a course for success: America’s Strategy for STEM Education” (Trazando el curso del éxito: Estrategia americana para la educación STEM) donde quedan claros los fundamentos y lineamientos adoptados.

Si bien los países más desarrollados están trabajando arduamente en estos asuntos cabe preguntarse: ¿cómo estamos considerando en los países latinoamericanos una transformación de esta envergadura? La respuesta ha sido muy tímida o pobre por decir lo menos. Ya para los útlimos años el panorama no es tan dramático porque encontramos iniciativas en México, Costa Rica, Perú, Chile, Argentina y por supuesto en Colombia.

“El gran cambio debe darse a partir de la forma en que el docente entiende su actividad profesional. Su participación en el aula es diferente dado que ahora el conocimiento no fluye del docente al estudiante sino que el ambiente del salón de clase es centrado en el estudiante.”

Durante los últimos años han aparecido iniciativas interesantes desde universidades y organizaciones tales como el programa “Pequeños Científicos” que se inicia desde la Universidad de los Andes y en alianza con el Colegio Liceo Francés Louis Pasteur, programas de la Universidad Pontificia Bolivariana, la Corporación Universitaria Minuto de Dios, la Universidad Eafit, el Parque Explora, el British Counsil y la Fundación Compartir.

También hemos visto otras evidencias más recientes que demuestran que la educación STEM toma relevancia a nivel nacional. Es el caso del proyecto STEM+H de la Secretaría de Educación de Medellín, que se enfoca en la educación media técnica en 229 instituciones educativas del municipio de Medellín y que persigue el desarrollo de la ciencia y la innovación.

De forma similar el SENA busca adoptar el modelo de educación STEM para las Tecnoacademias de todo el país con el apoyo de Colciencias y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Social – FES.

También encontramos que las instituciones educativas del sector privado no se quedan atrás y se registró en los medios en los últios días que el Colegio Panamericano de la ciudad de Bucaramanga acaba de ser acreditado como el primer colegio latinoamericano en educación STEM.

¿De qué manera podemos seguir avanzando en la innovación en educación y cómo es posible que la educación STEM continue un camino firme en su desarrollo en Colombia? El gran cambio debe darse a partir de la forma en que el docente entiende su actividad profesional. Su participación en el aula es diferente dado que ahora el conocimeinto no fluye del docente al estudiante sino que el ambiente del salón de clase es centrado en el estudiante.

Esta revolución no se podrá presentar únicamente con la voluntad de cambio del docente, también debe darse una nueva política pública que promueva la innovación educativa y que aporte las condiciones necesarias para una transformación curricular en los establecimientos educativos.

A través del Ministerio de Educación y del Congreso Nacional se deben generar las decisiones para adoptar las condiciones necesarias para una educación STEM acoplada a las necesidades nacionales, pero deben participar también las universidades, fundaciones, organizaciones de padres de familia y la comunidad educativa en general para poder propiciar las condiciones necesarias para una transformación de la forma de enseñar en los colegios colombianos.

Queda un camino largo por recorrer pero estamos seguros de que vale la pena afrontar los retos que constituye prepararse para un futuro próspero de la nación y sus ciudadanos, con una educación acorde a las necesidades del siglo XXI.

 


1. Botero. J, Educación STEM – Introducción a una nueva forma de enseñar y aprender, STEM Education Colombia, 2018, p. 9-10

Escrito por
Director Nuevas Tecnologías en Multilink Ingeniería.
Promedio: 1 (1 voto)
Estadísticas: .
Aurora Garay
Rectora Ilustre 2016
Solo cuando nos arriesgamos a comunicar nuestra experiencia y a socializar nuestros saberes estamos visibilizando el universo de dificultades, logros y riquezas que se gestan en nuestra realidad