Usted está aquí

La nueva evaluación docente: un mundo de oportunidades

El nuevo formato de evaluación docente se constituye en una oportunidad de aprendizaje invaluable para los profesores del país.

Octubre 17, 2015

Después de paros, negociaciones y muchos debates, todo parece indicar que la nueva evaluación de los maestros será una realidad. Si tenemos en cuenta que esta será la modalidad con la que se van a evaluar la gran cantidad de maestros del país, puesto que los que están en ejercicio  bajo el estatuto 1278, los que acaban de ser vinculados y los que vienen en el futuro, también serán sometidos a evaluación. Esta, se constituye en una gran oportunidad  para mejorar la calidad de la educación en Colombia. Si el espíritu que orienta la nueva evaluación, sus objetivos y sus metas se cumplen, sin duda todos actores involucrados resultarán ganadores.

Esto no es una cosa menor, tal vez sea el avance más importante del espíritu de la nueva evaluación; porque un maestro que reflexiona su práctica, es sin duda, un maestro que está en la búsqueda permanente de mejores estrategias pedagógicas y recursos didácticos para llevar al aula de clase.

El Ministerio de Educación porque tendrá más certezas sobre lo que ocurre en las aulas de clases. La información que arrojarán los videos y el material de trabajo de los evaluados, se convierte en un material valioso para emprender investigaciones que permitan hacer buenos diagnósticos de las prácticas educativas por región, por asignaturas, por niveles de enseñanza. La información que arrojen las evaluaciones, especialmente en casos de malos resultados, será trascendental para trazar las próximas políticas educativas en materia de capacitación y actualización docente. Urge convertir la capacitación permanente de los docentes del país, en una política de estado, más allá de los gobiernos de turno. Lo anterior, permitirá la implementación de verdaderos programas de capacitación donde se le haga seguimiento a la labor de los maestros, se apoyen sus iniciativas, se fortalezcan sus experiencias pedagógicas y se les haga saber que no están solos, que cuentan con aliados en la tarea de sacar adelante la educación de los niños y jóvenes.

Ganarán los maestros, porque además de las mejoras salariales que representan los ascensos, resultados de una buena evaluación, podrán recibir lo más importante, la retroalimentación de su práctica. Podrán saber de la voz de un par, de otro maestro, dónde están sus fortalezas y sus dificultades, podrán cuestionarse y reflexionar sobre su práctica. Esto no es una cosa menor, tal vez sea el avance más importante del espíritu de la nueva evaluación; porque un maestro que reflexiona su práctica, es sin duda, un maestro que está en la búsqueda permanente de mejores estrategias pedagógicas y recursos didácticos para llevar al aula de clase.

Los más beneficiados serán los niños y los jóvenes, podrán aprender más, tendrán mejores maestros, podrán avanzar con nuevos conocimientos desde sus inquietudes, sus preguntas, sus motivaciones; tendrán mejores saberes y tendrán una mejor escuela que les dé más oportunidades de hacer realidad sus sueños.

La nueva evaluación es la gran oportunidad para que maestros evaluados y evaluadores, construyan comunidad académica, construyan diálogos entre pares. Esta puede ser la gran oportunidad para que emerjan nuevas y fructíferas experiencias pedagógicas, ya no tan individuales, sino colectivas; que den dinamismo a mejores procesos de enseñanza y aprendizaje.

Para las facultades de educación que ofrecerán los cursos de mejoramiento a los profesores que presenten deficiencias en el proceso de evaluación, esta es una buena oportunidad para repensar qué tipo de maestros están formando, para ajustar los currículos de sus licenciaturas; para orientar los cursos que están brindando a partir de la identificación de aquellos aspectos en los que los futuros maestros deben salir excelentemente formados.

Finalmente, los más beneficiados serán los niños y los jóvenes, podrán aprender más, tendrán mejores maestros, podrán avanzar con nuevos conocimientos desde sus inquietudes, sus preguntas, sus motivaciones; tendrán mejores saberes y tendrán una mejor escuela que les dé más oportunidades de hacer realidad sus sueños.

Si todo sale bien, los resultados no podrán ser mejores, todos ganaremos con la nueva evaluación docente. A mantener el espíritu que orienta esta nueva evaluación, a creer en este nuevo desafío, a apostarle al mejoramiento de la educación de Colombia. A todos los que con el corazón emprenderán esta nueva aventura, buen viento y buena mar.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Escrito por
Gran Maestra – Premio Compartir (2015)
Promedio: 3 (2 votos)
Estadísticas: .
Henry Alberto Berrio Zapata
Gran Maestro Premio Compartir 2007
Empaqué en el equipaje de viaje de los estudiantes la herramienta más importante para cualquier destino: los argumentos.