Usted está aquí

“Los profes que queremos”

Opiniones de los jóvenes acerca de cómo desean que sean sus profesores.

Marzo 19, 2015

¿Qué tanto tenemos en cuenta las opiniones, comentarios o críticas que tienen los jóvenes sobre  la educación de la que son participes?  Fue la inevitable pregunta dirigida a quienes trabajamos en educación luego de mantener  diálogo  con treinta jóvenes entre los 13 y 17 años, donde  tuve la oportunidad de indagar sobre cuál es su percepción sobre la educación que reciben y partiendo de la experiencia que han tenido, cómo desearían que fueran sus profesores.

He aquí entonces algunos de los anhelos de los jóvenes.

Deseamos que nuestros profes:

  • “Promuevan más el trabajo en parejas o en grupos y dejen de lado dar tantas clases magistrales.”
  • “Sean de buen humor y no lleguen a clase a regañarnos”.
  • “Nos entiendan, es decir  que se  conecten con lo que somos como jóvenes.”
  • Que Sean apasionados con lo que enseñan y nos trasmitan gusto por aprender.”
  • “Que nos presenten opciones para elegir y no sencillamente hacer lo que ellos dicen.”
  • “Que promuevan espacios para expresar nuestras ideas y sentirnos parte activa de la clase y no sólo como receptores de información.”
  • “Que nos ayuden a ser más críticos con relación con las cosas que a diario pasan en el país.”
  • “Se interesen por las particularidades que como alumnos tenemos, comprendiendo que aprendemos a ritmos diferentes y siendo capaces de diseñar clases en las que se reconocen limitaciones de unos y las potencialidades de otros.”
  • “Nos ayuden a identificar para que somos buenos y contribuyan con las actividades de las clases a focalizarnos en lo que más nos gusta hacer.”
  • Acepten cuando se equivocan o nos expresen que no se la saben todas.”
  • “Integren recursos de nuestra cultura de jóvenes como por ejemplo los videojuegos en donde con algunos es posible aprender de temas que se ven en el colegio.”
  • “Nos dejen tareas que sean retadoras y no simples ejercicios de copiar y pegar información que encontramos en Internet.”
  • “Nos ayuden a prepararnos para la Universidad respecto a las metodologías que se utilizan y en particular sobre la autonomía y responsabilidad que tenemos en el aprendizaje.”
  • “Que promuevan actividades en donde podamos interactuar con jóvenes de otros países.”

Ahora, si es usted una persona que lidera procesos de formación en adolescentes, las anteriores apreciaciones expuestas por los jóvenes, sin duda,  van  a servirle de referente para autoevaluar la forma en que practica  y lleva cabo sus clases. Probablemente este respondiendo en alto grado a las expectativas y deseos  de los jóvenes. Sin embargo, en caso que no le persuadan del todo los argumentos e inquietudes expuestos en esta columna, lo invito a atreverse, a preguntarles directamente a los jóvenes para quienes trabaja; tal vez encuentre sentido y explicación a algunas de las actitudes, motivaciones y comportamientos de sus estudiantes por lo que Usted enseña.

¿Se atreve?

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Docente investigador y consultor en cultura del aprendizaje
Promedio: 3.5 (6 votos)
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez
Gran Maestro Premio Compartir 2005
Senté las bases firmes para construir una nueva escuela rural donde antes solo había tierra árida y conocimientos perdidos.