Usted está aquí

“Parece que al Gobierno de mi país le interesa todo, menos su educación”

No son solo los maestros quienes muestran su inconformidad ante la falta de acuerdos entre el Gobierno y Fecode, los padres de familia también están reclamando.

Junio 15, 2017

Se cumple más de un mes desde el inicio del paro de maestros en todo el país, quienes se han tomado las calles para presionar al Gobierno de Juan Manuel Santos. Por su parte, anunciaron que no van a desistir en sus demandas y que incluso, redoblarán la intensidad de las marchas.

Semana Educación reprodujo la carta de Ana María Plaza, una madre de La Guajira, en la que expone la angustia que actualmente no solo padece ella, sino también muchas familias de escasos recursos ante la falta de acuerdos entre las partes de este conflicto.

Mi nombre es Ana María Plaza, tengo dos hijos los cuales cursan tercero y quinto grado en la escuela primaria de la Normal Superior en San Juan del Cesar, La Guajira. Soy una de las miles de madres de bajos recursos que se está viendo afectada por este paro.

Veo con preocupación el futuro en la educación de mis hijos. Parece que al gobierno de mi país le interesa todo menos su educación. Pero, ¿cómo pretendo yo que les interese la educación de mis hijos, si ellos tienen a sus hijos en los mejores colegios o universidades privadas del país o de otros países? Por eso a los dirigentes de Colombia esos paros realizados por los maestros para conseguir mejoras en sus salarios, salud y demás, les da lo mismo.

¿Cómo es posible que el presidente diga que no hay plata para los incrementos que están solicitando los maestros de las escuelas públicas? ¿No hay plata para los educadores del país pero sí para los senadores y congresistas que no van sino a dormir a sus trabajos y cobran unos sueldos mensuales que una persona del común no se los gana ni trabajando las 24 horas del día los 365 días del año? Pero el presidente dice que: “No hay plata” para la educación de esos niños a los que él llama el futuro del país.

El futuro del país, como él dice, estudia en salones que carecen de condiciones para que ellos tengan un mejor desarrollo y mejores oportunidades. ¿Y cómo no va a ser mala la educación que reciben si es más el tiempo que se pierde en las aulas que el que se estudia? A la gran mayoría de jóvenes les va mal en las pruebas Saber, ¿qué más se puede esperar?

Y ni hablar de lo que sucede cuando intentan acceder a la educación superior, ahí es cuando llegan los dolores de cabeza, sobre todo económicos. Nuestros hijos terminan estudiando lo que toca porque no pueden estudiar lo que quieren. No hay plata y carecen de una educación de calidad previa para acceder a los programas que quieren.

Los padres debemos tomar conciencia de esta realidad porque lo que está en juego es la educación de nuestros niños.

Escrito por
Pasante
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
Martial Heriberto Rosado Acosta
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Sembré una semilla en la tierra de cada estudiante para que florecieran los frutos del trabajo campesino en el campo que los vio nacer