Usted está aquí

¿Se logra aprendizaje de los programas del currículo a través de la enseñanza virtual en la zona rural?

Conozca los resultados tenidos en trabajo pedagógico con estudiantes de secundaria de los grados sexto a noveno de la zona rural, con relación a varios factores implícitos en el proceso de educar.

Mayo 20, 2021

Si bien las características propias de la zona rural, inciden profundamente para que las condiciones básicas encaminadas a lograr un buen aprendizaje se de, también hay otra serie de factores que son determinantes para que el aprendizaje suceda en los seres humanos, a través de la virtualidad.

En este campo de la virtualidad hoy son determinantes varios factores que tienen que ver con el aprendizaje, como son, educar, pedagogía, didáctica y tecnología, puesto que permean muchísimos factores implícitos en este tipo de educación virtual. Por ejemplo, aprender a través de la virtualidad, no es lo mismo que hacerlo en el aula de clase, ella impide hacer uso de formas que ayuden a construirlo, a mediarlo, a enriquecerlo. 

Contar con un sinnúmero de estrategias y actividades para aprender es de suma importancia, vale recordar que los seres humanos no aprenden de una sola manera, que utilizamos nuestros recursos para ese proceso de aprender, ya sea a través de la visión, la audición, la parte kinestésica, en fin, tenemos muchos recursos los seres humanos para aprender, y debemos propiciarle al estudiante, ese aprendizaje a través de diversas formas. 

Cuando de repente aparece la pandemia, a más de otros aspectos, uno que se detectó con un aspecto en déficit, fue la conectividad en las instituciones educativas, o no la había, o era de muy mala calidad, lo que impidió centralizar acciones desde la institución hacia toda la comunidad educativa. Igualmente ocurrió esto en el entorno cercano a ella, la ruralidad también presentaba este déficit, y a más de ello, los estudiantes carecían de equipos idóneos para ser un trabajo de este tipo.

Un segundo déficit encontrado en las instituciones educativos fue la carencia de equipos (computador, tablet) que pudiesen auxiliar a los estudiantes cuando solicitaron ayuda para poder estudiar, si bien algunas instituciones tenían alguna reserva, no siempre estos equipos estaban en buena calidad y dotados para un buen uso de la conectividad.

Como lo mencione en mi artículo Implicaciones de un Trabajo Pedagógico de Calidad en las instituciones Educativas del año 2020, no se puede olvidar la gran importancia de las herramientas tecnológicas para alcanzar mejores aprendizajes y desarrollo de competencias. 

La tecnología en la escuela constituye una piedra angular que permite proyectar a todos a muchas dimensiones, es sabido que ésta ayuda a aprender más y mejor, que permite que todos se relacionen con el mundo externo y conozcan lo que ocurre en diversas partes del planeta, ayuda al desarrollo de competencias, que dinamiza el trabajo en el aula, a los estudiantes les gusta trabajar con estos recursos, a pesar de que cuando se trata de usar y producir con ellas, presentan dificultades. 

Fue el momento de reafirmar los reclamos de los maestros al gobierno y al Ministerio de Educación que desde hace muchísimo tiempo atrás se venía haciendo para que cumpliesen con los propósitos de lo que tanto han pregonado con relación a una educación de calidad; la verdad, en este momento se verificó en incumplimiento de estos entes del estado, en este sentido.

A la par de lo anterior, se encontró una realidad que, aunque se presagiaba no se le había visto la trascendencia de ello, la falta de un buen desarrollo de las habilidades y destrezas de un amplio número de maestros para el manejo de hardware y software que les permitiese interactuar bien en la virtualidad, a más de que nadie, literalmente nadie, estaba preparado para afrontar de buena manera este tipo de trabajo.

Se presagiaba porque, había una zona de confort en muchos maestros en quedarse con lo mínimo con relación al uso de la tecnología en su trabajo pedagógico y eran muy pocos quienes si le vieron la importancia a ello y se prepararon muy bien con anterioridad y en ese momento les sirvió para sumir en esta emergencia, de buena manera, con habilidades para afrontar un trabajo con esas características.

Es de destacar, que la pandemia exigió a muchos maestros, por no decir en su totalidad, a asumir el reto y de muchas maneras, rápidamente, iniciaron un trabajo de refuerzo para afrontar la demanda pedagógica que tenían al frente. Hoy se puede decir, que los maestros han cumplido con gran altura la exigencia que demandó la pandemia y el trabajo virtual.

Con el trascurrir de los días se fue aprendiendo con el caminar en esta experiencia, es así como los maestros fueron encontrando formas, estrategias, aplicaciones, medios para cumplir muy bien con su labor pedagógica y formativa, se produjeron documentos, videos, fotos, gráficas, audios que acompañaron su trabajo, buscando que los estudiantes aprendiesen.

Pero a pesar de ello, la labor educativa y tecnológica parecía imposible de llevarse a cabo, los estudiantes carecen de equipos mínimos básicos para poder recibir la información que los maestros enviaban, dichos equipos por falta de capacidad no les permitían recibir videos o abrirlos con la prontitud que se requería, lo que hacía que “la clase” se hiciese lenta, poco dinámica.

Igualmente ocurría por no tener las aplicaciones que les permitiese abrir diferentes tipos de archivos, o porque sus celulares eran de baja capacidad para almacenar información, a más de que no tenían señal de internet o la compra de la cantidad de datos era mínima, debido al bajo ingreso familiar. Esto se constituyó en un gran factor que impidió un trabajo de calidad durante este tiempo de pandemia.

Estos factores han sido muy críticos, como ejemplo de esa realidad se puede citar como en un grupo de 30 estudiantes, solamente el 50% se podían conectar (15 estudiantes), de los cuales uno o dos lo hacían por conexión directa al internet, el resto, lo hacía a través de datos, que funcionaban de manera muy lenta, de acuerdo a la cantidad de recarga conque contaban o a las interferencias climáticas del momento.

Lo anterior demandó muchas cosas para el maestro, por ejemplo, responderse interrogantes y construir formas para responder positivamente a ello ¿Cómo lograr los propósitos educativos a pesar de estas limitaciones? Le demando ello, una elaboración didáctica y pedagógica de alta exigencia y con ello, mucho tiempo, más allá de lo normal dentro de su tiempo de trabajo.

El tener que atender a estudiantes y padres de familia, en horarios distintos al tiempo normal de la clase, extendió muchísimo más su jornada laboral, constituyéndose ello en una situación extra - laboral, que nadie atendió, ni directivos de la institución, ni el Ministerio de Educación, ni el gobierno, para actuar de manera justa con los trabajadores de la educación.

El tiempo laboral del maestro es otro factor a tener en cuenta, hoy las horas de estudio, de análisis y de programación de sus actividades prácticamente han desaparecido dentro del tiempo institucional, debido a que deben encargarse de otras acciones que no son prioritarias dentro de su labor esencial que es lo pedagógico. 

Debido al mal uso de los recursos tecnológicos (correo electrónico, WhatsApp, plataformas y otros más), so pretexto de mejorar la organización y la productividad por parte de la institución, lo propiamente pedagógico, didácticas, han sido desplazadas para que el maestro las realice en su hogar. Esto ha sido una manifestación permanente de los maestros, ya que vulnera el cumplimiento legal de su jornada de trabajo.

Surge una gran pregunta durante todo esto de la pandemia ¿Qué se puede decir de la calidad de la enseñanza y del aprendizaje durante este tiempo? Si bien se podría decir muchas cosas de ello, se puede suponer con base en todos los factores mencionados anteriormente que esta se encuentra en déficit, pero antes de concluir ello, observemos varias situaciones entorno a esta experiencia.

Los jóvenes, señoritas, niños y niñas, antes de la pandemia tenían su visión del celular o el computador como un medio de diversión, de entretenimiento, pero de un momento a otro esa visión de manera abrupta fue cambiada, pasó a ser un instrumento de estudio y trabajo, para lo cual no estaban preparados, cambió tan radicalmente, que un año después, no se acostumbra a ello.

Así como no estaban preparados para esto, tampoco lo estaba para saber utilizarlo de la manera más eficiente en función de su aprendizaje; muy parecido a lo que les pasó a los maestros, también les ocurrió a ellos, con el agravante que ellos no tenían la misma capacidad de resiliencia que sus profesores para sobreponerse a las consecuencias del cambio.

El hogar, la casa no es un espacio adecuado para aprender lo de la escuela, allí se realizan las actividades propias de la casa, hay niños pequeños, en ese espacio cohabitan varias personas al mismo tiempo de diferentes edades, se realizan otras actividades, mu propias del campo, además se oye radio, se ve televisión, se juega, lo cual hace imposible que un sujeto en proceso de aprender se pueda concentrar en el objeto del trabajo a través de un celular.

Ese sujeto dispuesto a atender orientaciones, ver videos, escribir, leer, producir respuestas, hacer trabajos, difícilmente lo puede hacer; son muchas las distracciones que tiene a su alrededor, lo que le impiden trabajar bien. En muchos casos, mientras un estudiante hacía los ejercicios propuestos por el profesor, la hermana, tomaba el celular para poder atender la clase de otro profesor en otro grado diferente.

Con mucha frecuencia los estudiantes solicitan explicación, dicen que no entienden, no leen lo que se les comparte o leen muy rápidamente haciendo que no interpreten correctamente lo que hay en los textos y con todo ello, el proceso de aprender se hace sumamente complejo, difícil de lograrlo. Se pudo detectar, que ellos ven las generalidades y no las particularidades, los detalles, que en muchos casos son vitales para poder entender.

Muchos padres no están en casa para apoyar, lo que hace que buen número de estudiantes permanezcan durante el trabajo virtual, sin nadie que les pueda apoyar en su proceso de aprender, en otros casos, cuando hay alguien que les puede colaborar en ello, cometen un error grave, pues son ellos los que les hacen los ejercicios, los trabajos, las tareas.

Son abundantes los casos en los cuales los estudiantes presentan trabajos, excelentemente elaborados, los cuales no corresponden exactamente a un estudiante que está en proceso de aprendizaje, puesto que utilizan palabras y términos usados por personas expertas en los temas del trabajo asignado.

Google se ha convertido en altísimo factor, en un enemigo del aprendizaje de los estudiantes en el trabajo virtual, ya que impide que el estudiante piense, analice, compare, deduzca, concluya. Cuando se les asigna un ejercicio, un trabajo para que ejercite estas etapas del acto de aprender, lo que hacen es acudir a esta fuente, “copiar y pegar” y en la mente de ellos hay la convicción que al entregarlo se ha cumplido con el objetivo del ejercicio.

La experiencia contada por muchos profesores es que pareciese que en alto número de estudiantes y de padres de familia, el pensamiento existente es cumplir con las tareas, ejercicios y trabajos, y para ellos eso es equivalente a aprender. Esto es una situación presentada en esta experiencia del trabajo en casa a través de la virtualidad.

Cuando se evalúa a través de diversas formas, para verificar como ha quedado la calidad de la información entregada, se comprueba que esta generalmente no ha quedado bien en la mente de los estudiantes, lo que ha demandado utilizar múltiples formas para que esta quede bien fijada en ellos. Cuando se les pide que apliquen lo aprendido, los resultados en la inmensamente mayoría de ellos, lo hacen de manera deficiente.

Todos los días tocaba transformarse, porque cada día surgía un reto nuevo, había una situación nueva que ponía a pensar, ¿Cómo hacer para vencer este obstáculo, como hacer para lograr que los estudiantes entiendan más y entiendan mejor? ¿Por dónde será que hay que introducir para lograr que el mensaje, para que la información llegue bien y la logren comprender y poder actuar con ella? Eso ha sido un reto de todos los días.

Rodríguez (2020) con relación a la influencia de factores que inciden en el proceso de aprendizaje durante la virtualidad, dice:

Aunque no podemos alejarnos de nuestra realidad y contexto, es importante que al pasar los días se vayan rompiendo paradigmas y temores que no han permitido que la experiencia sea mucho más dinámica, colaborativa y pedagógicamente provocadora, que realmente generé un proceso de enseñanza-aprendizaje de alto impacto y, sobre todo, que deje a todos los involucrados satisfechos con lo que está pasando.

Haciendo uso de la estrategia de La Clase Invertida, esta no ha sido exitosa, no solo por el desconocimiento de ella por parte de los estudiantes, sino también por que el trabajo requiere hacerse de manera sincrónica y las condiciones técnicas de los equipos y del uso de la conectividad no le permitía. Al estudiante le cuesta gran dificultad procesar la información que recibe, elaborar síntesis y con ello poder actuar para resolver problemas de manera eficiente.

Entre el año 2020 y 2021 (primeros meses de este último), se modificó el tipo de relación durante el tempo de trabajo con los estudiantes, la clase que se propuso hacer era una “clase” dialogada, pero se encontraron algunas dificultades, para mencionar algunas, son muy escasos los estudiantes que lo posibilitan, infería que estaban muy concentrados en el desarrollo de esta, la gran mayoría no lo posibilitaban.

Al hacer preguntas para desencadenar el diálogo con relación a lo que se iba entregando, dos o tres respondían de manera sincrónica, la amplia mayoría no lo hacía, no respondían, algunos esperaban que se terminara la sesión de trabajo (al otro día o días después) para responder, con el agravante que las respuestas no eran con base a los textos trabajados exactamente, sino que habían hecho consulta en Google con información relacionada con el tema tratado, pero nunca con la precisión del interrogante hecho.

Ante ello, se hizo la tarea de preguntarle a los estudiantes si la respuesta enviada había sido construida por él, casi siempre respondían que sí; ante ello entonces, se le solicitaba una sustentación de dicha respuesta, lo cual no lo podían hacer de manera correcta puesto que había sido un “copia y pegue”, pero no una elaboración a partir de la consulta hecha en alguna fuente.

Cuando se buscaba la aplicación de la información entregada, del aprendizaje que se espera se haya logrado, al igual que de conocer el estado de las competencias trabajadas, la verdad es que de un grupo de 15 estudiantes que se reportan permanentemente, hay respuestas satisfactorias de 3 o 4 estudiantes, aceptables en otros 4 más y el resto presentan muchísimas deficiencias. 

Si bien se ha hablado en términos de los estudiantes, algunos de ellos expresan que no todos los profesores se hacen entender en sus medios de comunicación con ellos, dan a entender que utilizan muy pocos recursos didácticos, pedagógicos para lograr el aprendizaje esperado en ellos, a pesar que trabajar por WhatsApp, posibilita el poder hacer seguimiento de manera individualizada del proceso que lleva cada estudiante.

A manera de conclusión, se puede afirmar que la calidad del aprendizaje en esta experiencia del trabajo virtual, no es la mejor, la incidencia negativa de múltiples factores sobre el proceso de enseñar y de aprender hace que los resultados no sean los mejores; lo que debe llevar a una reflexión en todos los estamentos de la comunidad educativa en pro de mejorar la situación presente.

Dicha experiencia ha entregado información valiosa que proyectada a las clases presenciales da mucho para tenerse en cuenta y que sea útil también en este tipo de trabajo, no se puede olvidar que cuando tomó auge la tecnología y su relación con la educación, siempre se dijo que esta ayudaba grandemente a obtener mejores y mayores aprendizajes.

¿Qué pasara luego de la pandemia con las formas de trabajo asumidas durante ella?

Webgrafía.

Rodrígez, Á. (agosto 19 2020. Los momentos de una sesión de clase mediada por virtualidad. Recuperado www.compartirlapalabramaestra.org/actualidad.blog/los-momentos-de-una-sesión-de-clase-mediada-por-virtualidad 10/2021

You Tube. (Productor). (2020). Colectivo de Maestros del Valle. {DVD}. De –  www.youtube.com,/watch?v=10_ktkdleLU &t=24s.

You Tube. (Productor). (2020). Tareas fundamentales del maestro en el aula de clase {DVD}. De www.youtube.com,/watch?v=53IPMAeFZcU

Bibliografía

Rentería, F, (julio de 2020). Implicaciones de un Trabajo Pedagógico de Calidad en las Instituciones Educativas. Revista CORREO PEDAGÓGICO, Centro de Estudios e Investigaciones Docentes. SUTEV. Julio 2020 No 10. Pag 49

 


Imagen bill wegener on Unsplash

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Maestro que labora en el municipio de Jamundí, corregimiento de Potrerito, departamento del Valle del Cauca. Nominado al Premio Compartir en el año 2008.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.