Usted está aquí

Sociedad de bayardos

La escuela que queremos y que soñamos debe estar pintada de blanco, de negro, de artista, de mulato, de campesino, de grafitero, de rico y de pobre. Una escuela diversa y universal.

Agosto 25, 2016

Confidencialmente, o no, ahora que retornó Bayardo San Román a Sucre y a sus recuerdos, el país vive uno de los debates más candentes relacionados con la sexualidad, la escuela y la llamada ideología de géneros.

Uno y otro son hechos extraídos de la realidad en la cual vivimos, una sociedad macondiana que, a pesar de los años, todavía vive sumida en la mojigatería, el clericalismo medieval y el colonialismo.

Si recordamos, Bayardo San Román en ‘Crónica de una muerte anunciada’, la novela del nobel Gabriel García Márquez, fue el nombre que Gabo dio a Miguel Reyes Palencia, el verdadero protagonista en la vida real, el hombre que devolvió a su novia la primera noche de bodas, alegando que no era virgen, ocasionando con ello una de las tragedias que, en nombre del honor y el machismo, hayan ocurrido en Macondo: la muerte de Santiago Nassar de manos de los hermanos Chica: Víctor y Joaquín.

Hoy, 65 años después, con una Constitución Nacional progresista y pluralista, en medio de un proceso de pacificación o Acuerdo Nacional Sobre Paz, la nación entera, en un acto de minoría de edad y de exclusión, se polariza en torno a una frágil interpretación de la ley sobre política pública y, más concretamente, sobre ideología de género y sexualidad en la escuela, todo esto en el marco de la tolerancia y de la comprensión de las diferencias.

Pareciera que se multiplicaran los Bayardos San Román. A quienes prejuicios como el de la virginidad, el tabú sexual y el machismo exacerbado no les permiten concebir la diversidad de género, la educación sexual en la escuela y el respeto por el otro, en cualquiera de sus matices.

En tal sentido, es hora que la familia y la escuela cierren filas mancomunadamente en torno al tema como en fuente ovejuna para que, sin triunfalismos y, mucho menos, sin fatalismos, asumamos la responsabilidad que nos cabe y nos compete, dentro de la ley y de la razón, en la idea que nuestros hijos y alumnos reciban la mejor y más sana orientación, respetando sus decisiones independiente y  autónomamente de que nos gusten o no.

Reivindiquemos una escuela libre en la cual quepamos todos: negros, blancos, cristianos, semitas, heterosexuales, homosexuales, bajitos, altos, etcétera. Eso sí, respetable, respetada y científica, en  donde se disfrute verdaderamente el derecho a la educación, que es inherente a la vida o es la vida misma, en donde lo diverso NO se confunda con libertinaje y en donde los niños y los jóvenes se formen desde la ciencia y el humanismo y la violencia y el matoneo, y cedan el paso al respeto, la tolerancia y la solidaridad.

Esa es la escuela que queremos y que soñamos: pintada de blanco, de negro, de artista, de mulato, de campesino, de grafitero, de rico y de pobre. Una escuela diversa y universal. ¡La escuela que concibió Sergio Urrego y por la cual ofrendó su vida!

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Rector de la Institución Educativa Soledad Acosta de Samper.
Promedio: 5 (3 votos)
Estadísticas: .
Melva Inés Aristizabal Botero
Gran Maestra Premio Compartir 2003
Abro una ventana a los niños con discapacidad para que puedan iluminar su curiosidad y ver con sus propios ojos la luz de la educación que hasta ahora solo veían por reflejos.