Usted está aquí

Una óptica de por qué la Investigación en el contexto Educativo

La praxis pedagógica en Colombia no tiene conexión con el punto de vista investigativo.

Noviembre 3, 2015

Una gran falencia que se vivencia y evidencia hoy en día en la educación, es la praxis pedagógica desde el punto de vista investigativo, y es claro que la educación en Colombia no tiene esa conexión.  La investigación debe constituirse como parte fundamental de la formación integral de los estudiantes, ya que es  una poderosa herramienta de transformación emocional e intelectual del ser humano, en la medida que se siga fomentando su inclusión en los diferentes programas académicos a todo nivel y se cambie la concepción de la misma.

En el contexto educativo, se ve la necesidad de comprender los distintos fenómenos que se presentan en el quehacer pedagógico,  tanto en el interior como en el exterior de las aulas, en la vida institucional y en la vida  comunitaria. Logrando, de este modo, generar innumerables interrogantes que pueden llegar a opacar a los métodos que se utilizan en el proceso de enseñanza e incluso las hipótesis que se plantean, debido a que las respuestas que se buscan tal vez se dan pero sin sentido o con estadísticas huecas que no tienen fundamentación.

Concluyendo puedo decir,  que una motivación de un  proceso investigativo,  es la comprensión de los aspectos personales y académicos,  que pueden influir en la vida de los estudiantes, tales como: las experiencias previas asociadas a su propia vida como estudiantes, a la educación y a la relación con sus docentes y la comunidad.  

Lo importante en todo proceso de enseñanza – aprendizaje, es garantizar un desarrollo formativo significativo que pueda trabajar con parámetros verdaderos. Es de anotar que la  investigación educativa  indaga desde una perspectiva interna, es decir, parte de la propia práctica docente y considera a los docentes y estudiantes como participantes activos. Es necesario fortalecer la presencia de docentes  que investiguen sus propias prácticas desde una acuciosa observación y reflexión crítica sobre su actuación, preocupándose  por la innovación educativa y por su propia autoformación como profesionales. El carácter investigativo de la práctica del docente, adquiere significado cuando esta práctica proporciona elementos para descubrir las causas de los problemas con los cuales trabaja en el aula, en la escuela, en la comunidad y avanza en aproximaciones sucesivas hacia una acción  de carácter transformador. Se trata no sólo de que el docente conozca esa realidad, sino que enfrente la dinámica de  su transformación y se abra a una experiencia distinta y renovada. Las situaciones problemáticas  que surgen del trabajo cotidiano constituyen una fuente rica en oportunidades para generar investigación  en torno al carácter de las prácticas pedagógicas.

(Martínez, 2007) lo resume de la siguiente manera: “La investigación educativa se hace conveniente y necesaria porque facilita realizar las siguientes acciones: 1. Dar respuesta a la necesidad de conocer y mejorar una determinada realidad educativa. 2. Innovar en educación y analizar los resultados y eficacia de dichas innovaciones para avanzar en la mejora de los resultados educativos. 3. Formular juicios de valor sobre la situación estudiada (evaluación), y establecer las causas que inciden sobre ella (diagnóstico). Esto facilita poder intervenir para potenciar, modificar y mejorar las situaciones educativas. 4. Tomar decisiones y, en su caso, generalizar conclusiones que puedan estar afectando por igual a muchos sujetos o situaciones, lo que amplía la posibilidad de actuar sobre ellas y de rentabilizar los recursos y las inversiones que se hacen en tiempo, esfuerzo y presupuesto al investigar. 5. Valorar el grado en que se alcanzan determinados objetivos educativos.”

El docente siempre se encuentra en  ambientes complejos donde se da la diversidad de los sujetos que aprenden. Ello implica que como base de su actuación, se encuentra la continua indagación para sustentar la necesidad de perfeccionamiento de su trabajo. De esta forma se puede decir que se presentan dos pilares esenciales sosteniendo este proceso: uno la ciencia pedagógica contemporánea y otro la  investigación científica desde modelos alternativos.  Ese docente que investiga será un modelo de actuación  para  sus  estudiantes, le encomendará tareas variadas y fundamentalmente, no estructuradas, para que pueda florecer la libertad en la búsqueda,   en las acciones y resultados, de modo tal que al presentarse diversas realizaciones, todos crezcan desde una visión que asuma la dialéctica relación entre lo individual y lo social, intrínseca a toda educación bien entendida.

Concluyendo puedo decir,  que una motivación de un  proceso investigativo,  es la comprensión de los aspectos personales y académicos,  que pueden influir en la vida de los estudiantes, tales como: las experiencias previas asociadas a su propia vida como estudiantes, a la educación y a la relación con sus docentes y la comunidad.  Luego de la investigación y la obtención de resultados, se implementan las estrategias necesarias, para que los estudiantes mejoren en el proceso de aprendizaje, sin olvidar la transversalidad con el aspecto  convivencial, porque irían de la mano.

 

Bibliografía

López y Farfán. La Investigación Educativa Como Base De La Nueva Educación. Congreso Estatal de Investigación Educativa Actualidad, Prospectivas y Retos 4 y 5 de Diciembre del 2006

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Ingeniera de sistemas, especialista en gerencia del talento humano, especialista en estudios pedagógicos y maestrante en educación.
Promedio: 4 (4 votos)
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.