Usted está aquí

La importancia del arte en la educación

El arte es la mejor manera de estimular el hemisferio derecho al integrar la emoción con el pensamiento, por eso cumple una función importante en el desarrollo infantil.

Enero 27, 2018

Es hora de pintar más y contar menos, es hora de expresar, explorar, intuir, crear, construir. Es hora de tener más experiencias sensoriales para poder imaginar y no perder la capacidad de sorprendernos con las cosas simples que nos brinda la vida y que a la vez nos hacen tan felices.

Desde que nacemos estamos aprendiendo cosas nuevas, y aunque muchos aún estén bastante escépticos al respecto; son precisamente las primeras etapas de la vida, las más cruciales en nuestro desarrollo. Sin embargo, la sociedad en la que vivimos se esmera en enseñar y estimular principalmente el pensamiento lógico y racional, aquellas cualidades como el orden, el análisis, los resultados medibles, las cosas tangibles y todo lo cuantitativo que enmarca el hemisferio izquierdo.

Es muy cierto que todas esas cualidades son muy importantes, pero estamos dejando de lado el hemisferio derecho, aquel que nos conecta con la emoción, despierta la creatividad, la imaginación, la curiosidad y la empatía.

Es precisamente esta parte de nosotros el complemento perfecto para lograr potenciar todos nuestros talentos, ya que estimulamos el cerebro constantemente, y la armonía entre los dos hemisferios nos permite desarrollar competencias indispensables para vivir en un entorno donde la interacción es la clave y la inteligencia emocional aún más.

El arte es la mejor manera de estimular el hemisferio derecho al integrar la emoción con el pensamiento, por eso cumple una función importante en el desarrollo infantil, volviéndose el aliado estratégico de la educación.

Al estimular la motricidad, la imagen corporal, el espacio, el tiempo, la emoción y el pensamiento, logra desarrollar habilidades que fortalecen su estructura y les permite enfrentarse e interactuar en la sociedad de una manera más coherente y más fuerte. 

Además, al ser una actividad libre y propia de cada ser, que tiene un componente canalizador que facilita la descarga de emociones negativas e impulsividad, aspecto necesario que impacta la personalidad.

Ahora nuestro compromiso es propiciar espacios para que nuestros niños conozcan un mundo lleno de colores, con diferentes texturas, superficies y objetos, que generen interés e inviten a explorar, abrir la imaginación y plantear posibilidades en un mundo nuevo, diverso y divertido.

Escrito por
Asesora académica con amplia experiencia en la coordinación en el área de bilingüismo, dirección de proyectos educativos y diseño curricular.
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
Ángel Yesid Torres Bohórquez
Gran Maestro Premio Compartir 2014
Diseñando artefactos para resolver problemas de la vida cotidiana los estudiantes desarrollan su creatividad, su pensamiento tecnológico y aprenden el valor del trabajo en equipo.