Usted está aquí

Invertir en la educación de Colombia, reto para 2016

El gasto en el sector educativo del país ha aumentado en los últimos años. En 2015, el presupuesto fue de  $32.6 billones, superando lo invertido en las Fuerzas Militares.

Enero 6, 2016

Al momento de comenzar un nuevo año, es pertinente mirar el desarrollo que se dio en el país y vislumbrar qué cambios se dieron, tanto positivos como negativos. En materia de educación, Colombia tuvo un desarrollo tangible y efectivo, por lo que se espera que los nuevos mandatarios, diputados y concejales departamentales del cuatrienio 2016 – 2019, continúen con esta visión y la formación en el territorio nacional mejore y crezca aún más.

Pero a pesar de tener estos óptimos resultados, ¿por qué es necesario invertir más en educación? Sobre este interrogante se han elaborado algunas reflexiones y estudios, por lo que es bueno recordar sus resultados. (Lea: Transformación en la educación inicial en Colombia, de la mano del ICBF)

Por ejemplo, el educador norteamericano Derek Bok reduce a 5 los motivos científicos para invertir en educación y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, divulgó en el año que acaba de terminar, un informe titulado “El argumento a favor de la inversión en la educación y la equidad”, que sirve de guía para decir algunas cosas sobre la necesidad de invertir en la formación de las personas.

Bok asevera que la educación tiene “efecto directo sobre la vida de las personas y sobre la sociedad en su conjunto”, y, aunque no siempre se tiene en cuenta cuando de decidir inversiones se trata, esto es cierto, pues los mandatarios y los políticos enfocan los proyectos de inversión hacia la infraestructura, las construcciones y la dotación, porque permiten resultados tangibles que generan opiniones favorables para los mandatarios que, generalmente, se traducen en votos.

El gasto para el eslabón de educación en Colombia ha crecido paulatinamente en el curso del presente siglo. De acuerdo con cálculos, para 2015, equivale a un 5 % como porcentaje del Producto Interno Bruto y, el Gobierno nacional ha divulgado que el presupuesto para educación, de $32.6 billones supera el gasto destinado a las Fuerzas Armadas, lo cual es positivo. (Lea: Más de $27 mil millones para la educación en el Caribe colombiano)

Invertir en educación es, en realidad, rentable

Según Derek Bok, el primero de sus motivos científicos para invertir en educación es porque “la educación mejora el nivel de vida de las personas”. Frente a esta afirmación, el premio nobel de Economía, Theodore Shultz, sostiene que la educación debe ser considerada como una inversión y no como un gasto.

La educación mejora el nivel de bienestar de la sociedad. El fracaso escolar y el abandono escolar (deserción), son escollo por su impacto en las familias a menor formación menor salario y menor consumo”, señala Bok.

De igual forma, el educador norteamericano asevera que el tercer motivo es que “la educación es imprescindible en la sociedad del aprendizaje”; el cuarto es “invertir en educación es rentable. La educación mejora aspectos no económicos en la vida de las personas”. Y su último beneficio está en “el disfrute en el trabajo y una mayor satisfacción en él, mejora la toma decisiones”. (Lea: Más de $32 mil millones para infraestructura educativa en Santander y Boyacá)

Así las cosas, queda claro que aunque se está realizando una buena destinación del dinero para reforzar y aumentar la educación en Colombia, es necesario que, desde el Gobierno Nacional, se despliegue un trabajo minucioso para que los nuevos mandatarios regionales y departamentales continúen con este plan de choque y se logre tener un país con buenos resultados en materia de formación.  

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Productor de contenidos digitales
No hay votos aun
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.